ERC y el género fluido
[Política]

ERC y el género fluido

De existir en política el género fluido no hay duda de que ERC estaría encuadrada en esa categoría. En la guía para un lenguaje inclusivo de la Fundación para el Español Urgente (Fundéu) se define a una persona de género fluido como aquella que no se identifica con una identidad de género, sino que va fluyendo entre ellas. Basta con cambiar género por prioridades políticas para observar cuan bien encajan ahí los republicanos.

0.0

“En la pandemia no se ha tenido en cuenta a la gente de los pueblos”
[La Contra]

“En la pandemia no se ha tenido en cuenta a la gente de los pueblos”

Tengo 51 años. Casada con Jaume, un hombre tan decidido como yo. Tenemos dos hijos, Àlex (22) y Guillem (19). Creo en una esencia que une a los humanos, pero la tenemos demasiado olvidada. Muy desengañada con la política. Inauguro un ciclo sobre personas decididas a cambiar de vida

0.0

Los líderes y el tiempo
[Opinión]

Los líderes y el tiempo

Jordi Cuixart deja la presidencia de Òmnium Cultural y lo hace diciendo que “hacen falta nuevos liderazgos”. Él es el único dirigente del procés que ha quedado al margen de las dinámicas de la competición partidista y eso otorga a sus palabras una resonancia particular. Cuixart asegura que no contempla hacer política desde ningún partido y añade que seguirá trabajando como un activista más. Unos lo han escuchado con inquietud, otros con nostalgia, todo el mundo con interés.

0.0

Daños irreparables
[Opinión]

Daños irreparables

Lo más preciado del ser humano es su honora­bilidad. Se nos mide socialmente por la altura moral, no por la talla física­. Se pueden perder muchos atributos a lo largo de la vida, pero nunca el honor. Poder ir con la cara alta nos reconforta. Sentirnos señalados nos humilla. Cuando se cuestiona nuestra honorabilidad, el resto de los valores quedan a la intemperie. Reparar el buen nombre es una labor de titanes y siempre queda una injusta mácula que tarda en desaparecer de nuestras vidas. El poeta francés Nicolas Boileau comparó el honor con una isla escarpada y sin riberas, quien cae en ella no puede volver a salir. Más allá de su sentido trágico de la vida, el escritor intenta decirnos que el deshonor es la peor de las condenas, el más terrible de los infiernos.

0.0

El caso de la licencia de edad
[Opinión]

El caso de la licencia de edad

La escena política catalana se ha visto sacudida esta semana por el caso de la licencia de edad. Dicha licencia ha permitido a funcionarios del Parlament de Catalunya con un cuarto de siglo de antigüedad cobrar su sueldo durante el último lustro de su vida laboral -entre los 60 y los 65 años-, sin necesidad ya de hacer acto de presencia en su puesto de trabajo. El coste para el erario de los 21 funcionarios acogidos a tan ventajoso régimen especial es de 1,7 millones de euros anuales, una cifra más que apreciable.

0.0

¡El Parlament despilfarra!
[Opinión]

¡El Parlament despilfarra!

En este local se juega!”, se indigna el capitán Renault para justificar la clausura del Café de Rick en Casablanca , mientras con la otra mano cobra su comisión. Cosas mías: observo la balacera por los retiros dorados en el Parlament y me viene a la cabeza el cínico Renault...

0.0

Por qué dan miedo nuestras tetas
[Cultura]

Por qué dan miedo nuestras tetas

"No sé por qué dan tanto miedo nuestras tetas/Sin ellas no habría humanidad ni habría belleza/Y lo sabes bien/ (Lo sabes bien)". Miro embobada a Rigoberta Bandini dando saltos sobre el escenario con su uniforme de colegiala de las Teresianas, cuando de pronto se levanta la camiseta y saca “un pecho fuera al puro estilo Delacroix”, escenificando lo que ella misma canta en Ay mama , el tema con el que aspira a ganar el Benidorm Fest y de ahí dar un salto a Eurovisión. “Paremos la ciudad”, grita durante su actuación en Logroño, mientras agita sus pechos llenos de vida, tan hermosos y libres pese a que no llegan nunca a abandonar el sujetador. “Tú que has sangrado tantos meses de tu vida...”, sigo escuchando. “A ti que tienes siempre caldo en la nevera/Tú que podrías acabar con tantas guerras/Escúchame” ... La alegría, la belleza, la inocencia; la felicidad misma de ser mujer. Ni por un instante imaginé que el gesto de mostrar un pecho en un concierto podría provocar más que un regocijante asombro, pero menos aún que intentaran neutralizarlo acusando a su autora de mojigata y trasnochada. Que si Susana Estrada ya sacó un pecho al aire en 1978 ante un sorprendido Tierno Galván que al año siguiente se convertiría en alcalde de Madrid y que aquello sí fue transgresor (“No vaya usted a enfriarse”, le espetó socarrón el profesor), que si para proeza el descuido de Sabrina Salerno en la Nochevieja de 1987 o el de Janet Jackson en la Super Bowl del 2004, que si...

0.0